Get your own
 diary at DiaryLand.com! contact me older entries

2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014

10:34 a.m. - 2009-09-06
¡Manual de Urbanidad de piropos entre hombres!
¿ES LÍCITO PARA UN HOMBRE HETEROSEXUAL HACERLE UN PIROPO O REQUIEBRO A OTRO HOMBRE HETEROSEXUAL?

Sí, siempre dentro de ciertos límites claramente establecidos.

¿CUÁLES SON, SI SE PUEDE SABER, ESTOS LÍMITES?

Hay determinadas partes del cuerpo que el hombre heterosexual no debe elogiar a otro hombre heterosexual sin caer en el equívoco. El culo, por ejemplo, o los muslos. Desde luego tampoco se pueden elogiar los ojos ni la boca, ni los dientes ni en general parte alguna de la cara. El pelo tampoco, ni siquiera un buen corte de pelo. Elogiar órganos sexuales, espalda, cuello, pechos, manos, pies y pantorrillas también es totalmente inaceptable. Tampoco es bueno, desde ya, hacer referencia a que otro hombre heterosexual tiene “rico olor”. No, no, no, no, no. Elogiar los zapatos está prohibido.

EEEEHHHH, CHEEEE, PEEEEROOO, ¿ENTONCES QUÉ SE PUEDE DECIR?

Se pueden hacer algunos elogios, siempre con sumo cuidado y manteniendo unos cincuenta centímetros de distancia, a ciertas cualidades de la contextura general del individuo, así muy indeterminadas. Por ejemplo, “estás más flaco” si el sujeto en cuestión bajó la panza, o “estás más groso” si el tipo comentó que fue al gimnasio (dos veces). Es posible también elogiar algunas prendas de vestir: una camisa nueva, un saco… Y pará de contar. No se debe elogiar nada por debajo del cinturón, tipo un par de pantalones, aunque le queden bien y le marquen un culo bár-ba-ro. Piense que el elogio de la prenda incluye de alguna manera elogiar lo que está dentro de ella, por lo que cuanto más inmofensiva sea la parte del cuerpo comprometida, más elogiable es el ropaje que la cubre. Así, no hay problema en decir “Qué buenos pitucones” (ya que visten ni más ni menos que el codo) y en cambio es completamente ilícito decir “Qué bien que te calza ese slip”.

En todo caso, los pantalones pueden elogiarse como parte de un traje de dos piezas, en un casamiento, ponele. “Qué bueno ese jetra”. Como podemos deducir, el elogio incluye los pantalones sin riesgo para el honor del usuario.

Importante: Luego del elogio, es indispensable que le aplique unas portentosas palmadas en la espalda del piropeado, de esas que sirven para expulsar espinas de pescado atrancadas en la faringe, no sea cosa que se produzca un silencio incómodo y se miren a los ojos y ahí qué se yo lo que puede pasar.

¿EXISTE ALGUNA OTRA ALTERNATIVA PARA REALIZAR REQUIEBROS ENTRE HOMBRES?

Hay una alternativa bastante razonable, consistente en no decir nada. Entre hombres, es común la práctica de hacerse toda clase de observaciones denigrantes sobre el aspecto del otro, como forma de demostración de rudo cariño. De allí salen pseudónimos como “Cara con mango” o “Pavarotti”, tan comunes entre viriles camaradas. Si “Pavarotti” adelgaza, o si de golpe a “Cara con mango” le crece la cara y su nariz queda más proporcionada (porque vamos a dar por sentado que el tipo no se hizo una rinoplastía), el amigo en cuestión puede de golpe dejar de molestarlo con esa característica (y, si se puede, empezar a molestarlo con otra). Este sencillo acto de omisión, entre hombres, es el equivalente de los grititos y risillas agudas que lanzan las mujeres amigas cuando quieren congratularse por algo, mientras dan saltitos y se abrazan y se frotan lascivamente.

¿CÓMO DEBE REACCIONAR EL HOMBRE QUE HA RECIBIDO UN PIROPO DE OTRO HOMBRE?

Con completa naturalidad, cuya expresión puede ir desde un sencillo y varonil “gracias”, a un lúgubre silencio mientras se mira para otro lado, pasando por insultos y amenazas y acusaciones de que “sos re puto”. Lo que es importante es que ud. no demuestre en ningún momento que el requiebro le ha resultado grato de alguna manera. Esto establecería una relación incómodamente amorosa, en la cual el tipo se sentiría obligado a repetirle el piropo cada tanto –bajo el riesgo de que ud. se ofenda- y ud. se empezaría a fijar si el tipo lo piropeó o no tal o cual día y eso no puede ser. No, no, no, no, no.

¿QUÉ PASA SI DESPUÉS DEL PIROPO (“CHE, ESTÁS GROSO”) ME PIDE PLATA O UN FAVOR? ¿TENGO SENTIR QUE SE HAN APROVECHADO DE MÍ?

No, que el piropo sea por interés alivia un poco el tema de la tensión sexual.

¿QUÉ PASA SI EL LIMPIAVIDRIOS ESE DE GRAL. PAZ Y BALBÍN QUE ME DICE “ECHARRI” UN DÍA NO ME DICE NADA, O ME DICE “CAMPEÓN” O “MÁQUINA”? ¿ES LÍCITO SENTIRME UN POCO DEPRIMIDO?

Comprendo, comprendo. Y... bien no se va a sentir… Pero piense que por lo general el tipo lo ve cuando vuelve de la oficina, muy cansado y ojeroso. No siempre se puede estar espléndido. Igual, tómeselo como un hombre. A ver: ¿Qué es mejor, ser Echarri -que es medio mamerto- o ser un “Campeón”? ¡Un Campeón, toda la vida!

Sí, sí, es mejor ser un Campeón, en serio.

¿Y SI ME ENTERO QUE EL TIPO TAMBIÉN LE DICE “ECHARRI” A OTROS TIPOS? ¿DEBO SENTIRME MEDIO ENGAÑADO, MEDIO NOVIA ABANDONADA?

Efectivamente, por lo que sé, es así. Si sos morocho, te dice “Echarri”, si sos castaño, te dice “Clooney”. Yo pensaba que el tipo tenía asignado un actor para cada automovilista. Buéh. No diré que es para hacerle una escena al tipo, pero sí que no me parece bien por parte de él. Medio como falto de creatividad. No sé, como poco ético. Yo se lo plantearía. Así, bien, sin hacerse elofendido ni nada, pero de frente, como un hombre.

OTRA: EL OTRO DÍA FUI A LA CARNICERÍA ESA DONDE EL CARNICERO ME DICE SIEMPRE “CAMPEÓN”, ¡Y VI QUE LE DECÍA “CAMPEÓN” A OTRO! ¿QUÉ HAGO?

¿Qué??? Bueno, eso sí ya me parece medio para hacer un planteo. Primero, porque, como ya jemos visto, no hay nada mejor que ser un Campeón. ¡Con el campeonato no se juega! Y aparte es ilógico, ¡no pueden ser campeones los dos! O como mucho el otro será un subcampeón. ¿Y qué méritos tuvo el otro tipo para ser el Campeón? ¿Son distintos campeonatos? No creo, no creo, a otro perro con ese hueso. Yo le hago una escena y después cambio de carnicero. Escuchame, un tipo que es capaz de repartir títulos así sin ningún criterio ni orden es capaz de cualquier cosa, de venderte un lechón abombado o un cacho de entraña medio marroncito.

¿Y EL MENDIGO ESE QUE ME DICE “AMIGO”? VI QUE LE DICE “AMIGO” A TODO EL MUNDO.

Bueno, seamos sinceros. Yo no creo que sea un amigo de verdad. La Amistad, tal como yo la entiendo, está hecha de aventuras compartidas, de lealtades silenciosas, de palabras nunca dichas, de salvajes palmadas en la espalda de esas que te hacen expulsar la espina de pescado. Igual, en fin, dejémonos de joder, es un mendigo.

TARDE. ¿QUÉ HAGO CON EL CADÁVER?

¡No, maldito loco! ¿Qué ha hecho? Esta vez, actuemos responsablemente. Entréguese a la policía. Yo creo que al ser una especie de Crimen Pasional tal vez pueda alegar emoción violenta, algo así, capaz que le dan…

¡TARDE! ¡INCENDIÉ EL CACHITO DE VEREDA DONDE ESTABA TIRADO EL MENDIGO PARA HACER DESAPARECER EL CADÁVER Y DARME A LA FUGA! PERO PRENDIÓ DEMASIADO RÁPIDO PORQUE HABÍA MUCHAS SALPICADURAS DE TERMIDOR BLANCO. ¡LA VEREDA ESTÁ EN LLAMAS Y ESTOY ATRAPADO DENTRO DE ELLAS! ¡ESTO ES TU CULPA, PODETI! ¡TÚ ME LLENASTE LA CABEZA CON ESO DE QUE EL MENDIGO ME ENGAÑABA, LO MISMO QUE EL CANRICERO, EL LIMPIAVIDRIOS, ETC.! ¡YO TE MALDIGO! ¡TE MALDIGO! ¡TE MALDIGO!

Bueno, te agradecería mucho que si llega la cana dejemos mi buen nombre fuera de esto.

¡JAMÁS! ¡TE LLEVARÉ CONMIGO AL INFIERNO, PODETI! ¡VOY A HUNDIRTE! ¡VOY A…!

Dale, Echarri.

Fuente: Yo contra el mundo

 

 

previous - next

about me - read my profile! read other Diar
yLand diaries! recommend my diary to a friend! Get
 your own fun + free diary at DiaryLand.com!