Get your own
 diary at DiaryLand.com! contact me older entries

2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014

1:02 p.m. - 2004-11-01
Vía RecreActiva
Domingo. 12:23 p.m. (Menos una hora porque olvidé cambiar al horario de no verano).

A las afueras del Cineforo, ubicado en la calle Escorza y Av. Juárez, la puerta de este establecimiento estaba cerrada. Llegué tarde a la cita y como castigo de los dioses cinematográficos que repudian y no perdonan la impuntualidad ante el acto dramático audiovisual (porque aún cinco minutos de atraso, son toda una ficción perdida, malinterpretada).

Escuché ruidos no extraños donde normalmente sólo escucho chirridos y ráfagas de viento provocadas por automóviles. Lo extraño era que esos ruidos no extraños estaban ubicados en plena calle. Caminé hacia Av. Juárez...

Minutos después, caminaba hacia la Minerva, rodeado de niños y padres sonrientes, amigos, solitarios, señoras y señores, como si fuera una peregrinación cíclica pero sin ningún Santo de por medio. Y las sombras de los árboles nos cobijaban.

Media hora después me encontraba en Centro Magno, porque mis ganas de ver una película no habían desaparecido. La finestra di fronte fue mi selección. Me encontré con Carlos Torrico, que fue el primer encargado de la Videoteca Jesús Gómez Fregoso, él vió también esa película.

En el transcurso de regreso a mi casa, recordé la invitación de mis compañeros de la facultad a la unidad deportiva López Mateos. Bajé instintivamente en la estación del tren de Atemajac. Ahí compré un par de "refrigerios" (un yogurt y un pan disque de manzana) en lo que llaman un Seven Eleven, o de cómo sustituir a las tiendas de la esquina. Horas más tarde estaba en mi casa, cansado y pensando en lo que fue y había sido de ese día, ayer.

Caminando a las afueras del cine de Centro Magno, hacia la Minerva, la gente en sus desenpolvadas bicicletas, patines, patinetas, etc., había desaparecido, de nuevo, aunque pocos como Domingos, los carros rondaban por aquella calle, sin más gente en las aceras que yo y mi persona sobre ellas. Sin embargo, otros seres con vida, seguramente más viejos que yo, me acompañaban, paralizados en aquel pasillo, verdes, aplaudiendo vida.

Los niños y niñas, envueltos en telas oscuras y con los rostros pintados, de casa en casa gritando por comida y dulces van, deseando menos deber y más sobrevivir.

 

 

previous - next

about me - read my profile! read other Diar
yLand diaries! recommend my diary to a friend! Get
 your own fun + free diary at DiaryLand.com!