Get your own
 diary at DiaryLand.com! contact me older entries

2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014

5:03 p.m. - 2003-08-20
Flash mob
Tendencias

----------------------------------------------------------------------

Pandillas instantáneas

20-Ago-03

Este fenómeno surgió en mayo pasado en Nueva York, y ya se han registrado casos en Londres, Roma, Viena.

El 13 de este mes, en Sao Paulo, Brasil, cerca de cien personas se quitaron los zapatos y después se dispersaron.

La moda de los flash mob es lo último en Estados Unidos. Ahora, la euforia y la confusión que producen han llegado a Europa a través de internet. En varias ciudades europeas se ha registrado la aparición de grupos de personas en lugares públicos que realizan una acción determinada y absurda y poco después desaparecen. Esto es, desde el punto de vista teórico, un flash mob, un nuevo término que podría traducirse como “movilización rápida” o “súbitas multitudes” (mob se refiere tanto a multitud como a movilización).

Los británicos llevaban semanas discutiendo el tema en internet cuando los italianos se les adelantaron y el pasado 24 de julio montaron el primer flash mob en Europa con una participación de unas 150 personas, según relata Il Corriere de la Sera. La convocatoria se había propagado por internet a través del e mail: la cita era a las siete en punto de la tarde frente a un Mc Donnalds del centro de Roma, allí recibirían instrucciones. En efecto, a la hora indicada se empezaron a distribuir unas octavillas con las esperadas indicaciones. Minutos después, una multitud se agolpaba ante el mostrador de una gran librería, pidiendo con insistencia libros que no existen a lo atónitos dependientes. De repente, la turba rompió en aplausos y se dispersó.

Tras el flash mob italiano se han registrado otros en las últimas semanas en varias ciudades de Europa. En Londres, el pasado 7 de agosto, unas 200 personas se dieron cita en una tienda de sofás en Tottenham Court Road para admirar el género, describirlo con devoción, exclamar “¡Oh, qué sofá!”, y luego desaparecer. Después, un grupo de desconocidos apareció de repente en Berlín comiendo plátanos. En Amberes, varias decenas de personas dieron vueltas a una fuente, hablando por teléfono, y estrechando la mano de quien por allí pasaba.

Brasil, el primero en América Latina

El fenómeno ha aparecido ya en Sudamérica. En Sao Paulo (Brasil) el pasado miércoles se celebró el primero, bajo el lema “faça algo inútil”, una convocatoria muy breve, de apenas unos 30 segundos. Unas cien personas aparecieron en el cruce entre las avenidas Paulista y Augusta, se quitaron un zapato y empezaron a sacudirlo como si tuviera arena. Después desaparecieron. En cuanto a Asia, de momento sólo se tiene noticia de flash mobs en Japón.

Este tipo de convocatorias cada vez atrae a más curiosos en Estados Unidos, con acciones discretas que pasarían inadvertidas si no fueran colectivas. En Nueva York, una multitud surgió de repente en Central Park para imitar el canto de los pájaros. También en la Gran Manzana, decenas de personas entraron en los almacenes Macy’s pidiendo una inmensa alfombra del amor. Y más recientemente, en Manhattan, cientos de personas aparecieron la semana pasada en una tienda de Toys ‘R’ Us, alrededor de un gigante dinosaurio en exposición para alabarlo con llamativos gestos. Para cuando los dependientes empezaron a llamar a seguridad (quién sabe con qué explicaciones), la multitud se había desvanecido.

Un tal Bill neoyorquino

La clave de todo está en internet. La primera convocatoria la lanzó en Nueva York en mayo un tal Bill, a través de un inocente e-mail que iba a desencadenar una nueva pasión. Ciudades de todo el territorio de Estados Unidos, Canadá, Europa... En apenas cuatro meses, el fenómeno flash mob ha ido cruzado fronteras y ha evolucionado. En la red se empieza hablar ya de convocar anti flash mobs, es decir, vaciar de gente espacios públicos para crear una atmósfera fantasma.

Pero el interés que ha despertado ha atraído enormemente la atención de los medios de comunicación estadunidenses. Esta semana, la primera convocatoria en Colorado se vio arruinada por la aplastante presencia de reporteros, unidades móviles e incluso helicópteros que habían acudido a cubrir el acto, lo que mató la espontaneidad que debe caracterizar a un buen flash mob. No está claro cuánto durará la novedad ni cómo estas movilizaciones conseguirán sobrevivir a su propio éxito, al final quizás no sea más que un pasatiempo de verano.

Ante el temor de que el marketing intente aprovecharse de estas convocatorias, las páginas especializadas (www.chesebikini.com, por ejemplo) dan recomendaciones muy claras a los participantes: “No seas borrego”, “Evita las compras durante, después y en el camino hacia la flash mob No faltan en la red parodias sobre el momento en que Coca-Cola, MTV y Hollywood empiecen a querer aprovecharse del fenómeno –con flash mobs patrocinados, con mercadotecnia y banda sonora incluida– y lo arruinen.

En la red también dan instrucciones sobre cómo disolverse para que la confusión sea mayor, por ejemplo evitando acudir todos a la boca de Metro más cercana. Y los relojes se sincronizan, a través de internet, of course. La combinación de las nuevas tecnologías ofrecen enormes posibilidades que ahora sólo podemos intuir. A internet se sumó el teléfono móvil, que ahora contiene incluso imágenes, ahora llega la tecnología Wi-Fi y sus hot spots, los chips inteligentes que almacenan todo tipo de información...

Dos tipos de concentraciones

La intriga de un flash mob se mantiene hasta el último momento tanto entre los participantes, que hasta minutos antes no saben en qué va a consistir su misión, como entre los involuntarios espectadores de tan absurdas escenas. La técnica de estas concentraciones también ha variado y se pueden distinguir dos tipos. Las abiertas se basan en páginas web donde se dan los datos de la primera cita y, una vez allí, a través de la distribución de flyers se amplía la convocatoria con detalles precisos a todo aquel que pase por allí y quiera participar. En Nueva York los flash mobs son más restringidas y se suelen propagar a través del e-mail. En Bélgica las convocatorias se han anunciado en internet y a través de una llamada al contestador de un móvil una hora antes de la cita se han dado las instrucciones necesarias.

¿Por qué se hace un flash mob? Por humor, curiosidad, aburrimiento quizás... Los flash mob son festivos y deliberadamente apolíticos, aunque hay quien ve una intención y una toma de conciencia en estos actos, una venganza contra el orden imperante en la sociedad actual, donde las multitudes suelen ser previsibles y ordenadas. También hay quien simplemente las considera una estupidez, sin embargo, la mayoría de los participantes insiste en que lo que les mueve es pura diversión.

El tema se presta a todo tipo de reflexiones pseudopsicológicas. También algunos aseguran que se trata de un nuevo fenómeno social y otros creen que es una nueva forma de arte colectivo. La mayoría de los participantes insiste en que es pura diversión, otros aseguran que se trata de un nuevo fenómeno social, una nueva forma de art performance o incluso una reminiscencia de los movimientos de los años sesenta.

 

 

previous - next

about me - read my profile! read other Diar
yLand diaries! recommend my diary to a friend! Get
 your own fun + free diary at DiaryLand.com!