Get your own
 diary at DiaryLand.com! contact me older entries

2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014

4:11 p.m. - 2006-02-04
Encontraré la letra
¿Existirá alguna crónica exacta de la vida cotidiana que cruce y recorra las paredes más emotivas de algún ente que haya existido?

Con esto quiero decir y hacer énfasis en la intencionalidad por plasmar el momento y situación afectiva por parte del sujeto o autor presencial de tal acontecimiento lúcido. Quizá la fijación no será objetual, tan sólo sensorial: si vives un instante violentamente emotivo, escribirás las sensaciones que en ese minuto sentiste sin evocar o recrear el medio exterior donde se desarrolló tal suceso. "Mi vista se nubló y mi respiración era cada vez más y más rápida, se podía escuchar el latido de mi corazón a kilómetros de distancia, mis piernas temblaban y podría decir que todo el ambiente estaba teñido de un color verde". Esa podría ser la crónica sensorial.

Una crónica objetual puede ser leída el En busca del tiempo perdido de Marcel Proust. O en el diario online de una persona común y terrestre. Mi tarea es descifrar los medios y herramientas utilizadas para la misma acción descrita de diferente manera. Tendré un margen de error de +/- 5 por ciento.

Mi consternación viene cuando encuentro un patrón definido dentro de una sociedad. La homogeneidad puede llegar a cuestiones alarmantes. ¿Qué ha sucedido en tal sociedad para que la mayoría de los sujetos actúen y utilicen las mismas herramientas plasmadas y traducidas en percepciones psíquicas simétricas? La dialéctica de las emociones: las estadísticas no mienten.

La pregunta entonces, debe ser otra. ¿Encontrarás un sábado, tal vez, el prototipo de las emociones saldadas que en sueños se revela? La impresión puede quedar sustituida por lo que el consciente ha instaurado en el sujeto en ocasiones anteriores, por eso, aunque todos los días, frente a cada persona, en los rincones de nuestras casas, frente a la ventana o junto al teléfono, una brisa por la calle, junto a la ventanilla del camión, en el sabor del tejuino, en un abrazo o dos palabras, en dos párrafos o cinco novelas, en año nuevo o cualquier 18 de junio o 25 de noviembre, si nuestra voluntad y atención ceden a la somnolienta hipnosis de nuestro aletargado cuerpo la epifanía se escurre como la miel derramada. A veces, simplemente es imposible no sentirlo .

Paciencia.

 

 

previous - next

about me - read my profile! read other Diar
yLand diaries! recommend my diary to a friend! Get
 your own fun + free diary at DiaryLand.com!