Get your own
 diary at DiaryLand.com! contact me older entries

2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014

1:20 p.m. - 2007-03-26
Aventuras volumen II
¡Ya está aquí! La nueva saga sobre las aventuras de Pablo. He notado que este pinche blog se ha puesto algo, cómo decirlo, pues así: sin pachacha. No sé bien qué significa "pachacha" pero debe ser algo parecido a "fiesta". Bueno, aquí está la segunda dotación de aventuras:

1.Corro, vuelo, me acelero. Hacer nuevas amistades conlleva tiempo y esfuerzo. Más cuando te encuentras en un lugar lejano a tu país. Sin embargo con un poco de buena actitud y carisma, todo se puede. Hace dos años, cuando andaba por Asturias y recién congeniaba con mis futuros amigos, Sebastian -el compañero de piso de Elena- me invitó a correr al Naranco, un monte a las afueras de Oviedo. Tenía años sin correr pero mentí un poco... y dije que corría de vez en cuando. ¡Craso error! A los diez minutos ya necesitaba un tanque de oxígeno, aunque fue divertido para Elena y Sebastian.

2.A donde me lleve el viento. ¿Cuántas y cuántas personas hay en el mundo que adoran perderse? Cada vez somos más... No soy el prototipo ideal del usuario del transporte público citadino, o será que el transporte público de las ciudades no son el prototipo de la organización. El caso es que muchas veces cuando estoy realmente lejos de casa subo a cualquier camión, esperando que me lleve al centro de la ciudad. Cada vez son más los taxis que terminan beneficiados por estas burdas acciones. Es un tipo de turismo extremo. Ajá.

3.Salsa de tomate. Cuántas vergüenzas no he pasado por sonrojarme. Pero es inevitable, la circulación sanguínea funciona como una arbolito navideño.

4.Con cilantro y cebolla por favor. ¿Cuál es el record de tacos que te has comido? Yo 17 tacos de cabeza cuando tenía once años. ¡Uta chole! Ahora ya no puedo comer más de diez, máximo doce. Me acuerdo que me los comí en la Plaza del Taco o algo así en Iguala, Guerrero. La única explicación lógica que veo, es que tenía muy bien entrenada a mi solitaria o uno que otro parásito.

5.Justo a tiempo. Recuerdo la primera vez que llegue tarde a clases en mi vida. Fue traumático. Antes llegaba más temprano a mis citas, tenía un sentido de la puntualidad. Ahora ni si quiera uso reloj. La primera vez que llegué tarde a clase fue en cuarto de primaria. Mis papás me habían llevado al oftalmólogo, fue cuando me detectaron que tenía migraña. Ese mismo día, volví a la escuela, y eran las tres. Yo estaba aterrado porque entrar tan tarde a clases, aún si la profesora me aceptaba.

¡Y hoy voy tarde a clases! Mejor me voy. Hasta la siguiente de aventuras.

 

 

previous - next

about me - read my profile! read other Diar
yLand diaries! recommend my diary to a friend! Get
 your own fun + free diary at DiaryLand.com!